Ejercicios para entrenar la agilidad y velocidad en fútbol

La velocidad y la agilidad son dos cualidades muy importantes para cualquier deportista, especialmente si hablamos de fútbol. Ambas cualidades son diferentes, pero están estrechamente relacionadas. La velocidad puede hacerte dejar atrás a los defensores o alcanzar a los delanteros más rápidos. La agilidad te hace esquivar con mayor facilidad las extremidades de los defensores para marcar un gol o hacerte con la pelota si eres el portero. Con la combinación de trabajar y mejorar ambas cualidades cualquier jugador puede mejorar su capacidad de cambiar de dirección o posición en el menor tiempo posible, lo que llevará a moverse y detenerse más rápidamente y evitar a los oponentes con mejor resultado.
Con el fin de mejorar y optimizar la agilidad y velocidad, es necesario mejorar el equilibrio, la coordinación y los tiempos de reacción.
Aquí tienes algunos ejercicios de entrenamiento que te ayudarán a trabajar estos aspectos, con la única necesidad de material de entrenamiento como conos, bastones o una escalera de agilidad.

Coloca 3 conos en línea recta separados a unos 5 metros de distancia uno de otro. El jugador comienza en el cono central, tendrá que correr hacia uno de los otros dos conos externos tocarlo con el pie, volver hacia el otro cono externo pasando por el central. Tocar el cono de nuevo y volver de nuevo hacia el primer cono externo. Puedes hacer la prueba y registrar tu tiempo al de la temporada y ocasionalmente volver a realizarla para ir mejorando el tiempo.
Coloca 10 conos o bastones flexibles en línea recta separados aproximadamente por 1’80m de distancia entre sí. Empieza desde el primer cono y corre a través de ellos en zigzag lo más rápido que puedas y lo más cerca posible de los obstáculos de forma que los vayas evitando sin alejarte de ellos demasiado. Si quieres complicar el entrenamiento, puedes acercar los obstáculos o incluir un balón de fútbol.
Este ejercicio sirve para mejorar la agilidad tanto física como mental. Coloca 5 conos formando un cuadrado de 10m de lado con el quinto cono situado en el centro. El objetivo es salir desde el centro y tocar cada uno de los cuatro conos de las esquinas y volver al centro en el menor tiempo posible. Si quieres complicar el ejercicio, puedes poner números a los conos y teniendo que seguir un orden ascendente o descendente y si queremos mejorar el ejercicio podemos utilizar bandas elásticas sujetando ambas rodillas.
Coloca una escalera de agilidad en el suelo y haz que los jugadores imiten un patrón de pasos a través de la escalera. Puedes incluir típicos pasos de rayuela ubicando el pie derecho o el izquierdo o ambos dentro y fuera del escalón. Pueden saltar con ambos pies o uno sobre los peldaños que pise y vuelva a repetir los patrones hacia adelante o hacia atrás.

Son ejemplos de ejercicios que sirven para entrenar la agilidad y velocidad y pueden realizarse tanto en el campo de entrenamiento como en un gimnasio o zona deportiva, ya que son relativamente sencillos y no requieren de gran cantidad de material de entrenamiento para ello. Cada ejercicio podemos adaptarlo dependiendo del deportista y su preparación física modificando sus intensidades y volumen de entrenamiento.
Además de trabajar la agilidad, velocidad y coordinación, podemos trabajar nuestra capacidad cardiovascular y mejorar nuestro rendimiento.