Zidane

Zinedine Zidane nació al madridismo un 15 de mayo de 2002. La Copa de Europa, interpretada como una melodía inherente al césped del Santiago Bernabéu a lo largo de más de medio siglo, acababa de presenciar una obra de arte que caló en lo más hondo del aficionado blanco. La volea frente al Bayer Leverkusen empequeñeció lo que el genio francés había hecho hasta el momento en Chamartín, y convirtió en menos relevante todo lo que sucedió a posteriori. Fue un parpadeo. Un abrir y cerrar de ojos con el que Zidane logró pasar del césped al altar.
Insuficiente, en cualquier caso, como para que su aterrizaje en el banquillo del Real Madrid fuese sencillo. Si una máxima flota en el ambiente del Bernabéu es la disconformidad, y a eso había que sumar que la apuesta por Rafa Benítez no había conseguido fluir, lo que dejaba a un técnico sin experiencia en la élite obligado a manejar una situación delicada. Lo que sucedió a partir de ese momento se ha explicado desde su excelso manejo de la comunicación, tanto de puertas para fuera como, parece que indiscutiblemente, de puertas para dentro, pero la aportación táctica del francés ha estado a la altura de la gestión emocional de su plantilla, a pesar de que su propio discurso no le ayudase a construir una reputación de gran estratega, siempre pensando en el manejo del entorno de una de las instituciones futbolísticas más particulares del mundo.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Los primeros pasos de Zidane en el Real Madrid estuvieron marcados por una rotación que ha sido una máxima durante su estancia en el banquillo blanco. Sin embargo, hacerlo a mitad de temporada, con un equipo repleto de incógnitas y sin un plan de juego asentado, provocó un gran número de dudas. El nombre que comenzó a cambiar las cosas, y resulta curioso porque en aquel momento representaba un gran elemento de debate entre el aficionado, fue Casemiro. No cabe duda de que Benítez fue un valedor muy importante del brasileño, pero el mediocentro de élite en el que se ha convertido hubiera sido imposible sin Zidane. Digamos que Benítez creyó de forma indiscutible en sus virtudes, pero fue el técnico galo el que logró encauzarlas positivamente en el ecosistema del equipo.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
El argumento de que el Real Madrid de Zidane, a pesar de su incontestable éxito continental, no ha dejado una huella a nivel de estilo, es relativamente cierta. Sólo relativamente. Por un lado y quizás represente el argumento más importante, porque puede explicarse a partir de que en los últimos años el cuadro merengue ha tenido a su disposición las plantillas más potentes de su historia. Quizás el efecto Leo Messi agudizó el ingenio a nivel de gestión hasta tal punto que, como quedo claro en el segundo año del galo en el banquillo, el grupo de jugadores que manejaba tenía tal nivel que repartir protagonismo sin rencillas era imposible. Ese es el germen de la versatilidad de Zidane en los planteamientos. Elegir entre Isco y Bale es el mayor ejemplo del abanico de posibilidades que se le presentaba cada tres días, sin olvidar todo lo que había detrás del español y del galés.

Zidane

Le asociáis algunas cosas a este equipo que se han visto con cuentagotas. Defensa adelantada, dominio de la segunda jugada, reparto de alturas, posesión de balón por el predominio de centrocampistas… todo eso se ha visto muy poco. Ya este año ha sido exagerado para mal, pero en general este Madrid situaba siempre a pocos jugadores por delante de balón, la defensa estaba bastante atrasada casi siempre, lejos de los delanteros, y el centro del campo muchas veces pecó de pesadez y poca amplitud posicional, llegando hasta el extremo de esta temporada en la que el rombo solía ejecutarse como una suerte de 8+2 en el que solo se descolgaban los laterales de ese bloque de 8 para avanzar casi exclusivamente en base al camio de orientación o al desmarque larguísimo de uno de los dos delanteros. Posicionamiento muy poco ambicioso y que repercutió para mal en el nivel de juego, en mi opinión, con el consecuente bajón en el número de ocasiones claras creadas por partido, y la reducción de la mayoría de estas al centro lateral. Otra cosa es que en los momentos de mejor juego (las 3 idas de la Champions 2017, Madrigal 2017 Cardiff, Calderón 2016, Sevilla en Bernabéu 2016, Dortmund 2016, etc.) sí se viera aquello que comentáis en tramos continuados de los partidos. Pero hablando del proyecto, esos signos han sido más bien una rareza que un axioma, y este año apenas se han visto, ni siquiera en Champions, pese a ganarla.
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Sí coincido en que en general el 4-3-3 repartía mejor los espacios y favorecía un mayor dominio de la segunda jugada, una mejor transición defensiva y una mayor capacidad de crear ocasiones al tener siempre a 3 jugadores mínimo por delante de balón. De hecho, la primera vuelta de Zidane como entrenador me parece más ilusionante que el resto de su etapa precisamente por eso, porque la BBC cuando jugaba ordenaba mucho los ataques y a partir de ahí y de su desequilibrio fue creciendo un equipo que cambió tras la lesión de Bale en Lisboa. Porque también es eso. También es que gual si Bale no se lesiona casi durante un año completo valoraría mejor el juego del Madrid de Zidane, porque hubiera podido crecer a partir de su primer sistema y quién sabe si meter a Isco por Case. Quién sabe.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
También este año el 4-4-2 abierto le dio mejores resultados que el rombo en general. Más jugadores a más alturas, pasando de un 8+2 a un 4-2-4 que facilitó mucho la creación de ocasiones y fue clave en la mejoría experimentada desde enero por los jugadores a nivel individual. Es que el rombo solo ha funcionado bien cuando el equipo ha ido con todo arriba y dejando muchos metros a la espalda de los centrales. Si no, el reparto posicional lastraba mucho. Creo que no vamos a ver mucho rombo la temporada que viene, o al menos no uno en el que se junten tantos jugadores por detrás de la línea de balón.

Villarreal

La última vez que los rojiblancos celebraron una victoria en Liga en Villareal no había ningún jugador de la plantilla en aquel equipo. Lejos queda su última vez que asaltó el antiguo Madrigal en 2004. Aduriz, aún desconocido para el aficionado, se curtía en mil batallas por los campos de El Plantío de Burgos, su equipo. A partir de hoy ya pueden volver a poner el “cuentakilometros” en cero tras 14 años sin vencer en tierras castellonenses. Y lo hicieron tras un partido muy completo de los de Ziganda, que se adelantaron en los primeros minutos. Con el paso de los minutos, y ya en la segunda parte, volvió a marcar el Athletic. Bacca metió miedo y presión, pero un ‘renacido’ en la noche de hoy sentenció.
El partido comenzó intenso. A los cuatro minutos, el Athletic se puso por delante, gracias a un gol de Córdoba. El recién estrenado goleador aprovechó el magistral pase de un excelso Williams para adelantarse en el Estadio de la Cerámica. Más intensidad, aunque ahora en nota negativa. A los 6′ de juego, Pablo Fornals cayó al suelo. Se desplomó, y los nervios se apoderaron de un estadio que enmudeció. Todo quedó en un susto, pero el castellonense no pudo continuar. La nota positiva del equipo local: aquí hay portero. El nivel exhibido en la noche de hoy por Sergio Asenjo es digno de estar en el Mundial. Salvó a su equipo de una goleada.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
El Athletic desplegó el fútbol que tal vez no ha realizado en lo que va de temporada. Hoy salió todo a la perfección, y Ziganda se puede marchar satisfecho de haber dado la talla frente a un equipo ubicado en puestos europeos. Los zurigorris tuvieron el control y dominio del partido en todo momento, espantando los fantasmas del pasado. Con la reanudación, en el minuto 50, Williams puso el broche a su excepcional partido jugado como ‘9’, con un gran gol, aprovechando el despiste general defensivo. Raúl, otro en estado de gracia, disparó. Asenjo, como no, atajó pero no blocó, y el rechace, muerto en el área, cayó para el más listo: Iñaki Williams, que a la carrera marcó. 0-2 y el partido bajo control.
Con el paso de los minutos, y con el marcador en contra, el Villareal intentó inquietar la portería de Kepa. Lo consiguió, metiendo el miedo en el cuerpo, gracias a Bacca, que aprovechó un fallo defensivo para anotar el 1-2. A partir de aquí, se sucedían las anécdotas. Con los tres cambios cumplidos, Jaume Costa tuvo que abandonar el terreno de juego, no sin antes dejarnos la imagen de su forcejeo con el médico de su equipo. El conjunto de Calleja se quedaba con 10 los últimos minutos. La noticia positiva de la noche fue la reaparición de Muniain tras meses de lesión. Llegó, jugó y marcó. El definitivo 1-3 llevó la firma del jugador navarro. Buena noticia.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Jornada 31 finalizada. El Athletic sigue buscando el milagro de tratar de entrar en puestos europeos, aunque ese horizonte queda en una lejanía impensable hasta para los más escépticos. 39 puntos y a falta de 7 jornadas por disputar. El Villareal seguirá una semana más en puestos europeos, aunque la zona ya se comprime tras conseguir dos victorias y tres derrotas en los últimos cinco partidos. El Athletic recibirá la próxima jornada a un Deportivo con el agua al cuello, mientras que el Villareal visitará el Ramón Sánchez Pizjuán para afianzarse en los puestos europeos.

Bayern vs Sevilla

Una final en mayúsculas. En esta frase, se puede resumir las aspiraciones del Sevilla FC en la vuelta de cuartos de final de Liga de Campeones. Los de Montella quieren dar la sorpresa ante el Bayern de Múnich en el Allianz Arena y remontar el 1-2 de ida en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Un rival que no lo pondrá fácil en su feudo, después de conquistar el título liguero y donde darán el resto para luchar por el trofeo continental.
Los sevillistas saben que una remontada como la que podrían hacer en Liga de Campeones pueden salvar una temporada irregular. El conjunto hispalense viene de caer en Liga ante el Celta de Vigo por 4-0. Una derrota que fue amarga para el equipo de Nervión, que no tirarán la toalla en su objetivo de jugar en Europa la próxima temporada. El técnico del Sevilla FC, Vincenzo Montella, habló en la sala de prensa previa al encuentro ante el Bayern de Múnich y afirmó la clave para llevarse la eliminatoria:
Hay que estar con la cabeza en el partido, dar buena imagen y si lo creemos posible lo podremos hacer. Lo importante es no encajar en la primera parte
El entrenador italiano ha estado acompañado por el mediocentro Franco Vázquez. El jugador fue preguntado también por su estado físico y por el cansancio de la plantilla entre otros temas. El argentino habló acerca de la eliminatoria y de la desventaja que hay en el marcador:
Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Creo que imposible no es. Sabemos que no es fácil ganar aquí pero venimos con mucha ilusión. Si hacemos un buen partido vamos a tener opciones
Por su parte, el cuadro alemán viene de una semana dulce en cuanto a la Bundesliga se refiere. El conjunto de Jupp Heynckes selló su sexta liga consecutiva después de vencer por 1-4 ante el Ausburgo. Por tanto, el partido ante el Sevilla FC se presenta vital para luchar por un triplete, contando con que ya se encuentra en semifinales de la Copa alemana. El entrenador del conjunto alemán habló del partido ante el equipo sevillista:
El Sevilla FC está obligado a atacar, y eso es lo que hará aquí. Esta vez tiene a Banega, que es el corazón de su equipo. Pero nosotros sabemos qué hacer, estamos preparados
En cuanto a la convocatoria, Montella ha viajado a Múnich con 23 hombres para enfrentarse al Bayern de Múnich. En esta convocatoria, viaja Éver Banega, que no pudo jugar el partido de ida por sanción al cumplir acumulación de tarjetas. No estarán en la ciudad alemana el central Simon Kjaer por lesión, Layún por no disputar la competición al haberlo hecho con el Oporto, y Ganso por decisión técnica. Este es el once inicial que podría salir en el Sevilla FC: Sergio Rico, Jesús Navas, Lenglet, Mercado, Escudero, Banega, N’Zonzi, Pablo Sarabia, Franco Vázquez, Correa, Ben Yedder.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Los alemanes no han dado lista de convocados para la cita ante el cuadro hispalense. Lo que sí que el técnico Jupp Heynckes no podrá contar ni con Alaba ni con Arturo Vidal, ya que están lesionados. Este podría ser el once titular del Bayern de Múnich: Ulreich, Kimmich, Boateng, Hummels, Rafinha, Javi Martínez, Thiago Alcántara, James Rodríguez, Müller, Ribery, Lewandowski.
Ambos equipos nunca se han enfrentado en Liga de Campeones ni en ninguna otra competición en el Allianz Arena, por lo que será inédito. El árbitro del partido será el colegiado escocés William Collum.