Villarreal

La última vez que los rojiblancos celebraron una victoria en Liga en Villareal no había ningún jugador de la plantilla en aquel equipo. Lejos queda su última vez que asaltó el antiguo Madrigal en 2004. Aduriz, aún desconocido para el aficionado, se curtía en mil batallas por los campos de El Plantío de Burgos, su equipo. A partir de hoy ya pueden volver a poner el “cuentakilometros” en cero tras 14 años sin vencer en tierras castellonenses. Y lo hicieron tras un partido muy completo de los de Ziganda, que se adelantaron en los primeros minutos. Con el paso de los minutos, y ya en la segunda parte, volvió a marcar el Athletic. Bacca metió miedo y presión, pero un ‘renacido’ en la noche de hoy sentenció. Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
El partido comenzó intenso. A los cuatro minutos, el Athletic se puso por delante, gracias a un gol de Córdoba. El recién estrenado goleador aprovechó el magistral pase de un excelso Williams para adelantarse en el Estadio de la Cerámica. Más intensidad, aunque ahora en nota negativa. A los 6′ de juego, Pablo Fornals cayó al suelo. Se desplomó, y los nervios se apoderaron de un estadio que enmudeció. Todo quedó en un susto, pero el castellonense no pudo continuar. La nota positiva del equipo local: aquí hay portero. El nivel exhibido en la noche de hoy por Sergio Asenjo es digno de estar en el Mundial. Salvó a su equipo de una goleada.Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
El Athletic desplegó el fútbol que tal vez no ha realizado en lo que va de temporada. Hoy salió todo a la perfección, y Ziganda se puede marchar satisfecho de haber dado la talla frente a un equipo ubicado en puestos europeos. Los zurigorris tuvieron el control y dominio del partido en todo momento, espantando los fantasmas del pasado. Con la reanudación, en el minuto 50, Williams puso el broche a su excepcional partido jugado como ‘9’, con un gran gol, aprovechando el despiste general defensivo. Raúl, otro en estado de gracia, disparó. Asenjo, como no, atajó pero no blocó, y el rechace, muerto en el área, cayó para el más listo: Iñaki Williams, que a la carrera marcó. 0-2 y el partido bajo control.
Con el paso de los minutos, y con el marcador en contra, el Villareal intentó inquietar la portería de Kepa. Lo consiguió, metiendo el miedo en el cuerpo, gracias a Bacca, que aprovechó un fallo defensivo para anotar el 1-2. A partir de aquí, se sucedían las anécdotas. Con los tres cambios cumplidos, Jaume Costa tuvo que abandonar el terreno de juego, no sin antes dejarnos la imagen de su forcejeo con el médico de su equipo. El conjunto de Calleja se quedaba con 10 los últimos minutos. La noticia positiva de la noche fue la reaparición de Muniain tras meses de lesión. Llegó, jugó y marcó. El definitivo 1-3 llevó la firma del jugador navarro. Buena noticia.
Jornada 31 finalizada. El Athletic sigue buscando el milagro de tratar de entrar en puestos europeos, aunque ese horizonte queda en una lejanía impensable hasta para los más escépticos. 39 puntos y a falta de 7 jornadas por disputar. El Villareal seguirá una semana más en puestos europeos, aunque la zona ya se comprime tras conseguir dos victorias y tres derrotas en los últimos cinco partidos. El Athletic recibirá la próxima jornada a un Deportivo con el agua al cuello, mientras que el Villareal visitará el Ramón Sánchez Pizjuán para afianzarse en los puestos europeos.